Noticias

LinkedIn organica 20 06 2019 100

Cuando hablamos de un proceso de innovación empresarial nos referimos concretamente a la cualidad que distingue a los mejores de los buenos y  a los líderes de los demás, asegura Oscar Pardo, Líder I+D+I de Digital Ware. De acuerdo con Peter F. Drucker considerado el padre de la administración moderna, “La innovación es el instrumento específico de la iniciativa empresarial. El acto que otorga a los recursos una nueva capacidad para crear riqueza”

En ese sentido, gestionar la innovación aborda el proceso de dirigir y organizar los recursos de la empresa (humanos, materiales, económicos), con el fin de incrementar la generación de nuevo conocimiento, es decir, generar ideas que contribuyan al desarrollo o mejora de nuevos productos, servicios o procesos, y a transferir ese conocimiento a todas las áreas de la organización.

Por lo anterior, es de gran importancia que las empresas dispongan el tiempo necesario en la definición de un plan estratégico que incluya no solo la creación de un proceso de innovación también su sistema de gestión. Es decir, definir de manera puntual las fases y actividades a emprender, interrelacionadas entre ellas, como, por ejemplo: Definición de un concepto de innovación, presupuesto, objetivos, estructura organizativa (equipo de innovación), planes de acción e indicadores de medición y evaluación del proceso, entre otros.

Sin embargo, la innovación es un tema difícil de aterrizar y sobre todo que requiere de tiempo. Para Pardo” aunque muchas organizaciones perciben el valor de la innovación como agente facilitador para la renovación de procesos y sistemas, o la creación de nuevos productos o servicios, existen algunas que presentan problemas al momento de gestionar y ejecutar actividades innovadoras en sus procesos misionales”

Y en este orden de ideas, la mayoría de las organizaciones no saben cómo empezar y creen que innovar requiere demasiado trabajo o que sólo las empresas avaluadas en millones de dólares, pueden ser parte de esto; lo cierto, es que el proceso de innovación puede fallar, ya sea en la planeación o ejecución, lo que facilita que las empresas encuentren obstáculos y abandonen la idea fácilmente.

Por ello, El Líder I+D+i de Digital Ware, nos expone cinco razones por las cuales, desde su experiencia, fracasa un proceso de innovación empresarial:

1.No tener un concepto claro de innovación a nivel organizacional: No contar con una definición aterrizada de lo que es innovación para la empresa, dificultará guiar a las personas asociadas a la gestión del proceso y por ende no logrará tener una dirección y sentido en la organización. 

2.Pensar en la innovación como área y no como cultura: Las empresas están compuestas por personas, y por consiguiente si estas personas no son incentivadas dentro de una cultura apropiada no serán innovadoras, por ende, la empresa tampoco. Aunque muchas empresas abren un departamento o área de innovación, lo más importante es desarrollar una cultura y que la innovación se convierta en el ADN organizacional, en ese sentido para Digital Ware la innovación es un pilar fundamental que soporta la razón de ser organizacional, cuyo propósito es generar un impacto positivo en la vida de las personas.   

3.Resistencia al cambio y prevención al riesgo: Asumir riesgos es parte inherente del proceso de innovación, las organizaciones que no fomentan espacios para la ejecución de actividades innovadoras son consideradas resistentes al cambio y su nivel de antipatía al riesgo suele ser bastante alto, la inmersión en un Status Quo imposibilita el lanzamiento de nuevos productos/servicios en el mercado o la mejora de los ya existentes, y en consecuencia la empresa pierde la capacidad de competir en términos de eficiencia y eficacia en el mercado. 

4.No hay democratización del Sistema de Gestión de Innovación: El miedo a democratizar los sistemas de gestión, y el pensamiento de que solo las buenas ideas provienen de los directivos hace que las empresas se fraccionen en departamentos aislados, lo que ocasiona limitaciones al momento de aprovechar el talento humano y la diversidad de perfiles de una mejor manera.

5.Proceso de innovación poco flexible: Tener un proceso de innovación rígido, como resultado de la burocracia, los formatos y los criterios financieros puede que terminen ahogando la creatividad e innovación, lo cual provoca que los colaboradores no aporten ideas. 

Por estos motivos, las organizaciones tienen la obligación de hacer de la innovación un proceso estratégico e imprescindible, y una condición necesaria para la obtención de ventajas competitivas en un mercado cada vez más cambiante.

Todos los derechos reservados • DIGITAL WARE • Calle 72 No. 12-65 • PBX 312 2601